Home / Jesús es Musulmán / El Profeta Muhammad / La moral del Profeta Muhammad

La moral del Profeta Muhammad

Este artículo hablará de la moral del Profeta Muhammad ﷺ. El Corán habla de él diciendo:

Eres de una naturaleza y moral grandiosas. (El Sagrado Corán 68:4)

Cuando miramos la vida del Profeta Muhammad ﷺ, podríamos comprender eso, esos son algunos hadices mostrando su moral y cómo sus compañeros lo describen.

El Profeta Muhammad misericordia para todo el mundo

La misericordia del Profeta Muhammad ﷺ

Su misericordia con el pagano que intentaba a matarlo

El Profeta Muhammad ﷺ fue misericordioso, y perdonaba la gente. Ese hadiz en Bujari es un ejemplo:

El Profeta ﷺ  tomó una pequeña siesta dejando su espada a su lado. De pronto; un pagano toma su espada. Cuando el Profeta se despertó, encontró que su espada estaba en las manos de aquella persona.
El beduino le preguntó al Profeta ﷺ:
“¿Quién te protegerá de mí en este momento?”.
El Profeta le respondió:
“Alá”.
Entonces la espada cayó de las manos del pagano, y cuando el Profeta la tomó y le preguntó al pagano:
¿Quién te protegerá de mí en este momento?.
El pagano le dijo:
“Tu eres el mejor que sostiene la espada”.

El Profeta le preguntó al hombre si va a convertirse al Islam. El beduino le contestó que no pero nunca lo combatirá ni se aliaría con nadie en su contra. El Profeta lo dejo marcharse, y cuando el pagano retorno a su gente les dijo:

Me había encontrado con la mejor persona del mundo.

Esa estaba la fe del Profeta Muhammad ﷺ en Dios y esa estaba su misericordia hacia la gente.

La misericordia a su gente que persiguieron a él

Aunque los paganos de La Meca siguieron haciéndole daño, no pido a Dios de destruirlos, sino siguió rezar por ellos ya que les quiso ser guiados al camino de Dios y salvados del infierno.

Cuando el Profeta ﷺ se dirigió a pie hacia Ta’if, para invitar a su gente al Islam. Durante diez días se quedó transmitiendo su Mensaje a toda la gente noble, uno por uno, pero ninguno aceptó. Crearon un tumulto para apresurar la partida del indeseable visitante, los necios y sus sirvientes lo insultaban a través del camino, arrojándole piedras obligándole a dejar la ciudad perseguido por una muchedumbre. La sangre manaba de sus piernas. No desistieron hasta que lo expulsaron dos o tres millas cruzando el arenoso terreno hasta los bordes de las colinas. Ahí, preocupado y exhausto, se refugió en uno de los numerosos huertos, y descansó reposando sobre la pared de un viñedo. (El Nectar Sellado)

Aishah la esposa del Profeta Muhammad ﷺ preguntó a él : “¿Has tenido un día más difícil que Uhud?”

Este respondió:

“Tu gente me había perjudicado mucho, y el peor acontecimiento fue el día de ‘Aqabah cuando me presenté ante Ibn ‘Abd-Yalîl Ibn ‘Abd-Kulal (los líderes de Ta’if) y no respondió a mi pedido. Entonces me marché con un excesivo dolor y no me pude relajar hasta llegar a Qarn-az-Za‘alib, donde levanté mi cabeza hacia el cielo y vi una nube que me cubría. Vi entonces a Gabriel en ella. Me dijo:

‘Alá ha oído lo que tu gente dijo, y lo que te respondieron. Alá te ha enviado al ángel de las montañas para que realice lo que quieras.’

El ángel de las montañas le saludó y dijo: ‘¡Oh Muhammad! Ordéname lo que quieras. Si lo deseas derrumbaré las montañas sobre ellos.’”

El Profeta dijo:

“No, espero que Alá haga salir de ellos hijos que no adoren a nadie excepto a Él.”

La misericordia a su gente después de su victoria

A pesar de la tortura y de la persecución que encontraba él Profeta Muhammad ﷺ, no quiso vengarse por él mismo, sino quiso que todo el mundo sepa el camino de Dios y sea salvado del infierno. Después de su victoria contra los paganos de la Meca, les preguntó:

“¡Oh pueblo de Quraish! ¿Qué pensáis que haré con vosotros?”

Respondieron:

“Eres un honorable hermano hijo de un honorable hermano.”

Al respecto les dijo:

Les diré las mismas palabras que (el Profeta) José dijo a sus hermanos: “No hay ningún reproche para vosotros en este día.” (El Sagrado Corán 12:92) Podéis marcharos, sois libres.

Su misericordia hacia todo el mundo

‘Aishah su esposa dijo sobre el Profeta ﷺ :

“El Mensajero de Allâh siempre que tenía la oportunidad de escoger entre dos asuntos, optaba por el más sencillo y el más conveniente. Pero si estaba seguro que era un pecado, sería el que más se alejara del mismo.

Nunca se ha vengado por una causa personal; pero cuando la santidad de Allâh se violaba lo hacía. Eso lo hacía por Allâh y no por él. Era el último en enfadarse y el primero en quedar satisfecho.”

La generosidad del Profeta Muhammad ﷺ

‘Aishah dijo:

Su hospitalidad y generosidad eran sin igual. Sus regalos y caridades demostraban que era una persona que no le temía a la pobreza.”

Ibn Abbás, su primo, dijo:

“El Profeta era el más generoso, y solía ser más generoso aun en Ramadán, cuando el ángel Gabriel lo visitaba. Gabriel lo visitaba todas las noches de Ramadán y repasaba el Corán con él. Ciertamente el Mensajero de Allâh era más generoso en repartir caridades y bondades que el mismo viento”.

Yábir, uno de sus discípulos, dijo:

“Cuando al Profeta le solicitaban algo nunca se negaba a darlo”.

La Modestia del Profeta Muhammad ﷺ

Era modesto y era lo más alejado a la arrogancia y el orgullo. Prohibió a la gente que se pusieran de pie en su presencia como otras personas lo hacen ante sus reyes. Visitar a los pobres, los necesitados y ayudarles, era uno de sus hábitos. Si un esclavo lo invitaba, él aceptaba su invitación. Siempre se sentaba entre sus amigos como si fuera una persona común. ‘Aishah dijo:

Él reparaba sus zapatos, remendaba su ropa y colaboraba en los quehaceres domésticos. Ordeñar la oveja y atender sus necesidades eran algunos de sus trabajos diarios. (El néctar sellado)

Anas, uno de los compañeros del profeta, dijo:

No había persona a la que ellos amaran tanto como al profeta Muhammad ﷺ, pero que cuando él llegaba a ellos no se ponían de pie, como reverencia a él, pues odiaba que lo reverenciaran, tal como otras personas hacen con sus grandes hombres.

¿Son estas las características de un hombre ególatra y hambriento de poder? ¿Qué podría justificar tal vida de sufrimiento y sacrificio incluso después de que fuera totalmente victorioso sobre sus adversarios? ¿Qué podría explicar la humildad y la nobleza que demostró en sus más gloriosos momentos cuando insistió que el éxito se debe tan solo a la ayuda de Dios y no a su propio genio? (fuente aquí)